La retinopatía diabética es la primera causa de ceguera en U.S.A. El 25% de diabéticos tienen alguna forma de retinopatía diabética y solo un 10% no presentan la retinopatía durante su vida.

Por qué se produce la retinopatía diabética?
Al tener niveles altos de azúcar (glucosa) en la sangre, como los generados por la diabetes, se produce un daño del endotelio (parte importante de la pared de los vasos sanguíneos) que afecta la totalidad del sistema circulatorio del cuerpo, incluyendo los vasos sanguíneos de la retina en el ojo.

Cómo produce ceguera con la retinopatía diabética?
La retina es la parte del ojo más importante para la visión. Es allí donde la luz se convierte en impulsos eléctricos para que las imágenes sean interpretadas por el cerebro. La diabetes puede llevar a un mal funcionamiento de la retina de tres formas principales:

  • Edema Macular: Acumulación anormal de líquido en las finas capas de la retina (en la mácula, el sitio de mayor sensibilidad de la retina). El engrosamiento de la mácula impide su función adecuada. El líquido proviene de los vasos sanguíneos cuyas paredes tienen una función inadecuada debido a la diabetes.
  • Hemorragia Vítrea: En fases más avanzadas de la retinopatía se forman dentro del ojo nuevos vasos sanguíneos (neovasos) que se rompen con gran facilidad. Al romperse liberan sangre dentro del ojo, lo que impide el paso de la luz hacia la retina.
  • Desprendimiento de Retina: También en fases avanzadas de la enfermedad, se puede desprender la retina, principalmente por tracción ejercida por el vítreo y los neovasos. Al desprenderse la retina, pierde su fuente de nutrientes y por lo tanto su función.

Cuáles son los grados de retinopatía diabética?

  1. Retinopatía Diabética No Proliferativa (RDNP): Se producen lesiones en los vasos sanguíneos de la retina como dilataciones de los capilares llamados microaneurismas. Además por daño en los vasos pueden aparecer hemorragias retinales y pequeños infartos en la superficie de la retina que se llaman exudados.
  2. Retinopatía Diabética Proliferativa (RDP): Debido a la continua lesión que sufren los vasos sanguíneos por los elevados niveles de glucosa, muchos de ellos terminan por cerrarse completamente impidiendo la llegada de sangre y nutrientes a la zona de la retina que antes irrigaban. Estas zonas de la retina intentan obtener oxígeno y nutrientes produciendo nuevos vasos sanguíneos. Desafortunadamente estos nuevos vasos (neovasos) no tienen una función normal y crecen no solo dentro de la retina, sino hacia el vítreo (hacia el centro del ojo, donde no debe haber vasos sanguíneos). Son estos neovasos los que pueden sangrar y producir hemorragias vítreas, o pueden halar la retina para desprenderla. Hay que evitarlos siempre porque son los que llevan al paciente a la ceguera.

Cuales son los factores que aumentan el riesgo de presentar retinopatía diabética?

Existen algunos factores que aumentan el riesgo de presentar retinopatía diabética. Estos son:

  • Niveles de azúcar: Niveles altos de glucosa aumentan de gran manera el riesgo de que se inicie o avance la retinopatía.
  • Tiempo de Evolución de la Diabetes: La ceguera está asociada a la duración de la diabetes. En diabetes Tipo I: 12% en >30 años de duración y en diabetes Tipo II: 7% en 20–24 años
  • Hipertensión arterial: la hipertensión arterial aumenta el riesgo de retinopatía.
  • Embarazo: Aumenta el riesgo de presentar RDNP y produce progresión acelerada de la misma si ya la tenía.
  • Dislipidemia: Niveles altos de colesterol (LDL) aumentan el riesgo.

Cuales son los síntomas de la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética puede ser totalmente asintomática hasta que de un día para otro pierden la visión, por eso requieren controles periódicos.

  • Los primeros síntomas que puede presentar la retinopatía diabética son:
  • Disminución de la visión nocturna.
  • Disminución de visión por edema macular o hemorragia vítrea
  • Disminución de visión por desprendimiento de retina.

Es importante anotar que para que aparezcan síntomas la enfermedad debe estar en fases avanzadas donde el tratamiento no es tan efectivo. Es por eso mejor controlar la retinopatía antes de que aparezcan los síntomas.

Dr. Emilio M. Dodds
Oftalmólogo y Cirujano Oculoplástico
Montevideo 1410, C1018ACF — Buenos Aires, Argentina
Tel. (54 011) 4815–5356 | Fax: (54 011) 4814–4043
www.emiliododds.com